alberto_herrranz_comision_europeaEl director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), Alberto Herranz, ha señalado que “una Interprofesional debe ser reflejo de la singularidad de cada sector y tiene que adaptar sus objetivos en función de las necesidades de sus socios para ser útil a todos los eslabones de la cadena de valor”.

Herranz ha participado en Bruselas como ponente en la conferencia ‘El papel de las organizaciones interprofesionales en la cadena agroalimentaria’, organizado por la Comisión Europea, en el que ha estado acompañado por el director general de la Interprofesional de Frutas y Legumbres de Francia, Louis Orenga, y otros expertos comunitarios sobre organización de la cadena alimentaria.

Ha expuesto que “no existe una fórmula común para las Interprofesionales, ya que cada sector agrícola y ganadero cuenta con características propias en aspectos de mucha relevancia como su método de producción, su nivel de competitividad, el grado de cohesión de su cadena de valor, su mayor o menor voluntad de internacionalización o las peculiaridades y demandas de sus mercados”.

Por ello ha abogado por “dotarles de cierta flexibilidad, dentro de unas reglas comunes, para que puedan ser un instrumento útil para cada sector”, y ha indicado que en España existen actualmente 26 organizaciones interprofesionales -12 relacionadas con producciones de origen vegetal y 14 con producciones de origen animal-, cuya manera de proceder tiene las lógicas diferencias que les permiten atender a las necesidades de sus asociados.

 

Ventajas de contar con una Interprofesional
El director de INTERPORC ha enumerado algunas de las ventajas que proporciona el hecho de contar con una Interprofesional, entre las que ha destacado la mayor estabilidad y eficiencia de la cadena sectorial; la transparencia del sector; la difusión de la buena imagen de todos los eslabones de la cadena de valor; la promoción interior y exterior; o el impulso a la innovación, entre otros aspectos.

 

En el caso de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca de España, ha señalado que desde el inicio de su actividad se marcó varios objetivos prioritarios, como promocionar el consumo de carne y elaborados del cerdo blanco, lograr una mayor transparencia en los mercados, contribuir a la mejor del equilibrio entre oferta y demanda, impulsar la calidad, la bioseguridad y la I+D+i o intensificar la defensa del medio ambiente y del bienestar animal.

 

Alberto Herranz ha afirmado que “los resultados nos dicen que la creación de la Interprofesional ha sido un acierto para el porcino de capa blanca español, ya que tiene en marcha importantes campañas de promoción del producto y de difusión de la buena labor del sector, apoya la internacionalización de las empresas, impulsa la información sobre los mercados y potencia la innovación y la investigación.

 

Ha animado a otros países y sectores ha “explorar la fórmula de las Interprofesionales, ya que un sector unido es un sector mucho más fuerte, tal y como demuestran el ejemplo de INTERPORC y de otras muchas organizaciones españolas y europeas”.