Las salchichas, lejos de su mala fama, son fuente de proteínas hierro y fósforo. Salchicha, según definición del Código Alimentario Español (CAE),  son embutidos blandos, crudos, encarnados o blancos, elaborados con carne de cerdo o de cerdo y vacuno picada en finos trozos, mezclados con grasa de cerdo y metidos en tripa natural o artificial de 18-28 milímetros de diámetro como máximo.

Tabla de composición de derivados cárnicos IIMagro y tocino se condimentan de forma muy variada, con presencia o no de pimentón, para dar sabores específicos y poder elegir entre rojas (rojo intenso) y blancas (blanco-ocre). Entre las más reconocidas, están las elaboradas artesanalmente en las carnicerías de Madrid, tradición cada vez menos frecuente, y donde cada carnicero aplicaba su fórmula particular.

Consumo: hay que cocinarlas antes de consumir, cocidas, fritas, para hacer a la plancha o a la brasa.

Una de las recetas más comunes son las “salchichas al vino” donde, como su nombre indica, el vino es el ingrediente esencial para obtener el sabor deseado y se puede acompañar de un puré de patata.

 

Fuente: Guía práctica del porcino MERCASA