• El director de INTEPORC asegura que “no solo debemos responder a las demandas de sostenibilidad sino ser capaces de demostrar y comunicar que las atendemos”

 

  • Las empresas del sector porcino entienden la sostenibilidad “como una apuesta por el progreso social, el equilibrio medioambiental y el crecimiento económico”

 

Madrid, a 21 de julio de 2020.- “La sostenibilidad ha venido para quedarse y los profesionales del sector porcino están muy concienciados en que es necesario continuar avanzando en esta materia para seguir ganando en competitividad, pero nuestra apuesta es por una sostenibilidad integral, que engloba los aspectos medioambientales, sociales y económicos”.

Son palabras de Alberto Herranz, director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), este mediodía en la tertulia ‘Granjas porcinas y sociedad: conocerse para coexistir’, organizada por Editorial Agrícola Española, en la que ha expuesto que el sector porcino entiende la sostenibilidad “como un todo, una apuesta por el progreso social, el equilibrio medioambiental y el crecimiento económico”.

En cuanto al progreso social, Herranz ha explicado que el porcino es un sector “de larga tradición, con una clara vocación de permanencia y un enorme afán de mejora, y ello no es posible sin tener un modelo sostenible en el tiempo y fuertemente vinculado a la sociedad de la que proviene”. En este sentido, ha añadido que “somos sostenibles en lo social porque damos futuro a nuestras zonas rurales, ya que por nuestra propia naturaleza estamos ligados al territorio”.

De hecho, ha detallado que el 43% de las granjas y el 45% de las industrias de transformación de porcino se ubican en municipios de menos de 5.000 habitantes, “en los que generamos riqueza y empleo y seguimos creciendo de manera sostenida, ya que nuestras inversiones, de miles de millones de euros al año, están enfocadas a mejoras que favorezcan un crecimiento sobre el que seguir reinvirtiendo”.

En lo referente a la sostenibilidad medioambiental, el director de INTERPORC, ha expuesto que “llevamos años trabajando en la mejora de la gestión de purines, en reducir nuestras emisiones y en contribuir al ahorro de agua y energía”. No obstante, ha lamentado, “no todo el mundo conoce que trabajamos bajo el modelo de producción más exigente del mundo en materia de medio ambiente”.

Por este motivo, Herranz ha recalcado la necesidad no solo de trabajar en sostenibilidad “sino de demostrar que lo estamos haciendo y comunicarlo, para reforzar nuestra imagen ante la opinión pública”.

“Estamos haciendo las cosas muy bien y es un trabajo de todos los que componemos el sector trasladarlo, día a día, a la sociedad para evitar que se digan falsedades sobre el impacto medioambiental que genera la actividad porcina”. Desde INTERPORC, ha afirmado el director de INTERPORC, “trabajamos mucho en esa línea, tratando de trasladar todo lo que hace el sector y lo orgullosos que nos sentimos de pertenecer a él”.