• En una coyuntura internacional complicada el sector porcino registra cifras récord de exportación, con más de 3 millones de toneladas y una facturación superior a los 7.700 millones de euros
  • China se mantiene como principal destino de las exportaciones españolas de porcino, aunque su peso relativo es menor gracias a los avances en mercados como Filipinas, Japón o Corea del Sur
  • El director de INTERPORC destaca la capacidad de adaptación del sector porcino a la cambiante coyuntura internacional y su apuesta por la diversificación de mercados

Madrid, 25 de marzo de 2022.- Las exportaciones de porcino de capa blanca españolas crecieron en 2021 un 4,36% en volumen y un 1,2% en valor. En total, se vendieron en el extranjero 3.089.600 toneladas de productos porcinos por un valor de 7.718,5 millones de euros. Esas cifras han llevado al sector porcino español a subir un peldaño más en el ranking mundial de exportadores, donde ya es segundo, tan solo superado por EEUU.

De esas cifras, un 92,8% en volumen y un 83,4% en valor corresponden a carnes, despojos y afines. Por su parte, los productos elaborados suman el 7,2% del volumen y el 16,6% del valor.

El director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), Alberto Herranz, destaca que “en un año complicado como ha sido 2021, las cifras muestran que el sector porcino mantiene una gran fortaleza exterior. Estamos muy orgullosos de ser un motor de la economía española y además un sector que garantiza la autonomía alimentaria en la UE con un modelo de producción cada vez más sostenible”.

En 2021 China ha sido un año más el principal destino de las exportaciones de carne y productos del porcino, con 1,24 millones de toneladas; seguida de Francia, con 300.000 toneladas; Italia, con 176.400 toneladas; Filipinas, con 157.800 toneladas; Japón, con 143.200 toneladas; Corea del Sur, con 121.300 toneladas; y Portugal, con 110.800 toneladas.

En lo referente a facturación, también destacan las ventas a China, con más de 2.700 millones de euros. En segundo lugar, se mantiene Francia, con 803 millones; y otros dos países asiáticos ocupan las siguientes posiciones: Japón, con 549 millones de euros, y Filipinas, con 415 millones.

En todo caso, las exportaciones a China -como estaba previsto por la recuperación de su cabaña porcina- se han reducido un 10,4% en volumen y un 13,7% en valor. Sin embargo, las empresas españolas han compensado perfectamente ese descenso con crecimientos fuertes en mercados muy competitivos como Corea del Sur (+123%), Filipinas (+107%) o Japón (+28%).

“El sector porcino español ha evidenciado su capacidad de adaptación a las cambiantes circunstancias internacionales y hace de la diversificación una de sus señas de identidad. Así, tras una situación coyuntural de mayor demanda en China y la progresiva recuperación de su cabaña ganadera, las empresas españolas han dirigido sus esfuerzos a posicionarse con mayor fuerza en otros mercados”, subraya Herranz.

Balanza comercial positiva

Estas cifras consolidan al porcino como el mayor sector exportador dentro del ámbito agroalimentario, por delante de productos como frutas, hortalizas, vino o aceite de oliva, y uno de los sectores con mayor balanza comercial positiva de la economía española, con 7.212 millones de superávit.

Herranz incide en que “detrás de los números hay decenas de miles de familias que cada día generan empleo y riqueza en nuestro país, especialmente en las zonas rurales, donde se lleva a cabo la mayor parte de la actividad tanto de granjas como de industrias”.

El director de INTERPORC concluye que “nuestro modelo de producción es un ejemplo en todo el mundo. Somos sinónimo de producción sostenible, calidad, bienestar animal y seguridad alimentaria, y eso nos permite seguir creciendo un año más en los mercados más competitivos”.