• Participa en los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, en el curso ‘Innovación, productividad, y sostenibilidad del sector agroalimentario español’
  • El modelo de producción del porcino español se “ha convertido en parte de la solución para frenar el cambio climático, gracias a su triple sostenibilidad económica, social y medioambiental”

Madrid, 18 de julio de 2023- La Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC) está participando en los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, lo que le permite acercar a los estudiantes el modelo de producción del sector y su ‘Estrategia de Sostenibilidad’.

El sector porcino de capa blanca español “es un caso de éxito que se pone como ejemplo en todo el mundo por su triple sostenibilidad económica, social y medioambiental”. Un modelo de producción estudiado en múltiples foros y que ha centrado la ponencia ofrecida esta mañana por Alberto Herranz, director de INTERPORC en estos cursos.

En su clase magistral, Herranz ha enumerado los avances en sostenibilidad del sector porcino español, que han perfilado una imagen totalmente alejada de la de tiempos pasados. Hoy, las granjas españolas, ha explicado, “son un paradigma de lo que se denomina ganadería moderna. Instalaciones altamente tecnificadas, con el estándar de bienestar animal más alto del mundo y en la vanguardia mundial en bioseguridad y sostenibilidad, lo que ha permitido alcanzar grandes logros en materias como la sanidad animal y lucha contra las enfermedades”.

“Ese trabajo ha asentado una base que impulsa al porcino español hacia la triple sostenibilidad económica, social y medioambiental”, ha afirmado el director de INTERPORC. Una realidad que se sustenta en innumerables datos que confirman estos resultados.

Por ejemplo, en sostenibilidad medioambiental, Herranz ha recordado que “cada vez hay más granjas abastecidas por energías renovables, ya sea térmica solar o fotovoltaica, así como autoabastecidas mediante biodigestión de purines por cogeneración. Son magníficos ejemplos de economía circular que se traducen en un menor impacto ambiental al generar menos metano y CO2”.

Esas mejoras en la eficiencia productiva, junto con “la aplicación de procesos como el binomio reducir-reutilizar, nos ha llevado, por ejemplo, a reducir en 30 años un 30% el uso de agua por kilo de carne producido”.

Herranz ha incidido en que “hoy solo generamos el 2,43% de las emisiones GEIs de España según el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero del MITECO. Estamos muy lejos de las cifras de dos dígitos de otros sectores y, trabajamos para seguir avanzando en esta materia”.

El director de INTERPORC ha destacado que estos datos ni son opiniones particulares ni provienen de estudios internos del sector o de trabajos realizados con metodología dudosa. Son cifras que “se sustentan en la realidad científica y son cifras oficiales de organismos y administraciones públicas”.

Además, Herranz ha resaltado que “más importante aún, es que estos resultados reflejan el éxito medioambiental del sector, y la voluntad de todas sus empresas y profesionales de incidir sin descanso en este camino”.

En este sentido, ha recordado que INTERPORC, en representación del sector porcino de capa blanca español, forma parte de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, donde ya trabaja de forma activa en 14 de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con una estrategia que apuntala la sostenibilidad en toda la cadena de valor. “El objetivo que nos hemos marcado es el impacto climático neutro en 2050 en consonancia con lo establecido en el Pacto Verde Europeo”, expuso Herranz.

Por todo ello, ha concluido que “la ganadería de porcino española es parte de la solución para frenar el cambio climático”.

Respecto a la sostenibilidad social y económica, el director de INTERPORC ha afirmado que “hoy es indiscutible que somos un sector esencial para la economía española, a la que aportamos una balanza comercial positiva de 7.720 millones de euros; y 415.000 empleos directos, indirectos e inducidos principalmente donde más se necesita, las zonas rurales”.

María de la Montaña Cámara (UCM) y Alberto Herranz (INTERPORC)