Sostenibilidad en el ADN

La sostenibilidad ambiental es uno de los pilares que conforman el ADN del sector porcino de capa blanca. No puede ser de otro modo ya que el sector porcino, tan arraigado al campo y los espacios naturales desde sus orígenes, tiene totalmente asumida la idea del respeto absoluto al entorno, que se fundamenta en que su actividad debe contribuir a que las próximas generaciones tengan un planeta mejor que el actual.

Esa es la razón por la cual la producción española de carne de porcino se realiza desde la convicción de que es preciso cuidar los recursos naturales, el agua, el aire, el suelo agrario y, por supuesto, los animales. En esa dirección hay que recordar que el sector trabaja por alcanzar el impacto climático neutro en 2050 en consonancia con lo establecido en el Pacto Verde Europeo.

Además, la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), consciente de la importancia de este tema, ha impulsado en los últimos años varias iniciativas relacionadas con la sostenibilidad medioambiental. Entre ellas, se puede destacar que INTERPORC, en representación del sector porcino de capa blanca español, forma parte de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

En ese marco, ya trabaja de forma activa en 14 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fomentando la sostenibilidad en toda la cadena de valor.

Por ejemplo, entre otras acciones, ya ha organizado tres Diálogos Independientes con expertos cuyos resultados se han trasladado a la ONU para que la voz del sector sea escuchada a nivel mundial.

Hay que recordar que, entre otros logros, el sector porcino de capa blanca lleva años reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), su huella hídrica y su generación de purines, un producto que, además, puede ser aprovechado en más del 90% al reutilizarse como abono.

El resultado de estos avances es que el porcino solo generó el 2,43% de las emisiones GEIs de España. Se trata de una cifra mucho menor a las que en ocasiones se aportan por desinformación o por intereses contrarios al sector y muy inferior a la de otros sectores como el Transporte, que está en el 29,6%; la Industria, 22,4%; o la Electricidad, 10,8% según los datos del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero del MITECO (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico).

Plan Estratégico Porcino

Esa importancia de la sostenibilidad va a verse incluso reforzada. El Plan Estratégico Sector Porcino que presentó INTERPORC el pasado año define 8 líneas estratégicas con las que abordar los retos de futuro, entre las cuales se encuentran ‘Transformar la configuración de la cadena de valor hacia un modelo más competitivo, sostenible y resiliente’; ‘Activar la inversión en I+D+i en sostenibilidad y producto’; y ‘Potenciar la economía circular en toda la cadena de valor’.

El objetivo del Plan es que el sector realice las transformaciones necesarias que le garanticen ser un modelo de sostenibilidad, resiliencia, competitividad e innovación, lo que le permitirá mantenerse como referente mundial. Un reto en el cual las tres líneas estratégicas destinadas a mejorar los ratios de sostenibilidad de toda la cadena tendrán una gran importancia.

De hecho, INTERPORC ya está desarrollando muchas acciones dentro de su estrategia de sostenibilidad.

Acciones en sostenibilidad

La ‘Estrategia de Sostenibilidad’ se inició en octubre de 2022 y establece varias actuaciones en distintos ámbitos, entre las que destaca la creación de dos comités integrados por miembros del sector.

INTERPORC ha creado un Comité Científico cuyas actividades y objetivos son tener un conocimiento de las actividades de investigación e innovación que desarrolla la cadena de valor del porcino español; facilitar la interacción en materia de sostenibilidad entre las empresas productoras y grupos de investigación; y en general aportar sus opiniones fundamentadas en sus conocimientos científicos sobre todas las actividades centradas en la sostenibilidad que tengan lugar en el contexto del sector.

A partir de ahí, se podrá definir la estrategia e identificar las necesidades del sector para mejorar los ratios de sostenibilidad implementando acciones que cuenten también con el respaldo y el apoyo del Comité Científico.

Uno de los objetivos es también concienciar al sector sobre la importancia de la sostenibilidad. En ese sentido, se han celebrado webinarios dedicados a la producción y a la industria cárnica porcina. 

Áreas de trabajo

El sector porcino tiene un compromiso absoluto con las demandas de la sociedad. Sus acciones tienen como objetivo prioritario impulsar la sostenibilidad ambiental de toda la cadena de valor del porcino de capa blanca, desde las materias primas como los piensos hasta el envío de los productos a la distribución.

Estas acciones se estructuran en cuatro grandes áreas: Cambio climático, Calidad del aire, Economía circular y Agua, en las que se aporta la información necesaria para abordar cambios que mejoren los parámetros medioambientales en las empresas, incluida la monitorización de los avances alcanzados.

En Cambio climático se abordan temas como los gases de efecto invernadero; medición y reducción de la huella de carbono y la huella ambiental; y sumideros de carbono.

El área de Calidad del aire se centra en el amoniaco, su medición y reducción de emisiones.

En Economía circular se abordan la circularidad en la cadena de valor porcina; el tratamiento de purines; los lodos de la depuración de aguas; la alimentación de los cerdos con subproductos y nuevos ingredientes; los subproductos de origen animal no destinados al consumo humano; la producción de biogás; la utilización de calderas de biomasa en granjas e industrias; la búsqueda de alternativas a los plásticos tradicionales; la gestión de otros residuos sólidos en granjas e industrias, la medición del proceso de valorización de los subproductos y gestión de los residuos; y la reducción de los impactos.

Por último, en el área denominada Agua se habla de su consumo en la cadena de valor; la medición de su consumo; y la reducción de los impactos.

De este modo, el sector trabaja en cómo reducir en la producción de carne porcina los impactos ambientales en la producción de carne porcina (emisiones de gases de efecto invernadero, contaminantes atmosféricos, valorización de los subproductos y efluentes de la cadena de valor).

INTERPORC quiere ayudar a conducir a los operadores a la neutralidad climática, la reducción de sus emisiones y el aprovechamiento de los subproductos que se generan en su trabajo.