España Rural
Un proyecto de

¿Por qué el sector porcino es una de las grandes oportunidades para preservar la España Rural?

La España Rural es un término que refleja la preocupante realidad de muchas regiones rurales y periféricas del país. Áreas que han estado experimentando una constante disminución de población, lo que ha resultado en una serie de problemas socioeconómicos graves. El Instituto Nacional de Estadística revela que la despoblación y el envejecimiento de la población son problemas recurrentes en estas zonas.

Según el INE, entre 2000 y 2020 más de 2,3 millones de personas abandonaron las áreas rurales, lo que representa un importante descenso en la población rural.

En los próximos años, ya se prevé un aumento de los eventos climáticos extremos, como olas de calor e inundaciones, algo que ya hemos experimentado en las últimas temporadas y que trae como consecuencia la reducción del rendimiento de los recursos agrícolas y ganaderos. Este es uno de los motivos por los que es esencial proteger el hábitat natural a través de iniciativas sostenibles, fomentando una red de zonas rurales que proporcionen beneficios económicos y sociales a sus habitantes y fomentar la repoblación.

Las zonas rurales tienden a tener una población envejecida, con una media de edad más alta que en las ciudades, lo que plantea desafíos en términos de servicios de salud y cuidado a largo plazo. A esto hay que sumar el sobreenvejecimiento, esto es, que casi un tercio de los mayores de 65 años es mayor de 80 años.

Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en las zonas rurales el 24,8% (1.538.496) de las personas superan esta edad, es decir, uno de cada cuatro habitantes es mayor de 65 años.

El sector porcino como aliado contra la despoblación

En este contexto, el sector ganadero, en particular la producción porcina de capa blanca, se ha destacado como un aliado crucial para preservar la España Rural. Veamos cómo la ganadería desempeña un papel fundamental en la revitalización de estas áreas y en la prevención del despoblamiento.

La ganadería, y más específicamente la producción porcina, ha demostrado ser una fuente confiable de empleo en áreas rurales. El sector porcino no solo crea empleos directos en granjas e industrias, sino que también estimula la economía local y genera oportunidades en torno a él.

Esta creación de empleo ayuda a fijar la población en áreas que de otro modo podrían enfrentar una migración constante de residentes jóvenes en busca de oportunidades en las ciudades.

De hecho, el 39% de los municipios españoles con menos de 5.000 habitantes cuentan con una o varias granjas porcinas. Además, el 43% de las granjas y el 45% de las industrias transformadoras de porcino se ubican en estas áreas. Esto subraya la importancia del sector ganadero en la economía de las zonas rurales.

INTERPORC: Impulsando el desarrollo rural y sostenible

INTERPORC, la organización que representa a la cadena del sector porcino de capa blanca, juega un papel crucial en el desarrollo de las zonas rurales al desarrollar acciones que fomentan su crecimiento económico y promover iniciativas que dinamizan y generan condiciones para un futuro sostenible en los pueblos.

El sector porcino también lidera el camino en términos de economía circular, con un enfoque en la producción sostenible y el respeto al medio ambiente. Muchas granjas porcinas están adoptando energías renovables, como la energía solar y fotovoltaica, así como la biodigestión de purines por cogeneración. Estas prácticas contribuyen a la reducción de residuos y al fomento de la sostenibilidad en las zonas rurales.

En términos de salud, esta industria desempeña un papel esencial en garantizar la seguridad y autonomía alimentaria en tiempos de crisis, como lo demostró durante la pandemia de COVID-19. Asegurar el abastecimiento de alimentos de calidad a la población es una responsabilidad que recae en gran medida en las granjas e industrias porcinas, que desempeñan un papel fundamental en la cadena de suministro de alimentos.

El sector porcino juega un papel crucial en el desarrollo económico y social de las zonas rurales generando empleo, impulsando la economía local y promoviendo la sostenibilidad

Con todo, el sector porcino de capa blanca, representa una de las grandes esperanzas para combatir la despoblación en la España Rural. Generando empleo, impulsando la economía local y promoviendo la sostenibilidad, este sector desempeña un papel fundamental en la revitalización de las zonas rurales.

ElTiempo Content para
Una iniciativa