España aplica el ‘modelo de producción europeo’, que cuenta con la normativa más exigente y garantista del mundo en cuanto a bienestar animal y cuidado del medio ambiente. La legislación de la UE es referente mundial por ser la que ofrece más protección, más espacio, mejores condiciones higiénicas y mayores comodidades al ganado.
La normativa comunitaria es reflejo de una forma de entender la ganadería moderna a nivel mundial, en la que se respeta la sensibilidad y necesidades de las especies animales.